Guía de recursos para la gestión de laboratorios

¿Qué elementos se deben tomar en cuenta para implementar y administrar un laboratorio? En esta hoja de ruta descubrirás todos los elementos que tu empresa necesita considerar.

Gestionar un laboratorio es una tarea que implica tomar una serie de provisiones. No solo porque se trata de un espacio sujeto a determinadas condiciones, lineamientos y procedimientos técnicos, sino porque los resultados obtenidos a partir de él son claves para otorgar valor a una marca y brindar confianza a sus clientes.

No cumplir con los elementos básicos de implementación y administración de los laboratorios podría hacer que estos fallen en la conformación de sus procesos y resultados, lo que finalmente hará que pierdan competitividad en sus industrias y el mercado en general.

En este artículo nos centraremos en la gestión de laboratorios de ensayos y calibración, espacios con la capacidad para realizar análisis de muestras, o comportamiento de los equipos e instrumentos de medición; y organizaciones dedicadas al análisis del comportamiento de los equipos o instrumentos de medición, respectivamente.

Gestión de laboratorios: aspectos esenciales

Existen patrones que deben ser considerados para asegurar una gestión exitosa de laboratorios de ensayos y calibración. Norkys Hurtado, instructora y auditora de sistemas de gestión de Becert, y experta en el funcionamiento de laboratorios de ensayo y calibración, menciona cuáles son aquellos de carácter básico. Se trata de los siguientes:

1. Definir el alcance

Uno de los aspectos más importantes es establecer las magnitudes o ramas que se encuentran dentro del alcance del sistema de gestión de un laboratorio. Esto no es otra cosa que determinar sus límites y aplicabilidad.

2. Analizar la capacidad instalada

La capacidad instalada es el potencial de producción o volumen máximo de trabajo que una empresa en particular, unidad, departamento o sección puede lograr durante un periodo de tiempo determinado, teniendo en cuenta todos los recursos que tienen disponibles, sea el equipamiento, las instalaciones, las condiciones ambientales, el recurso humano, tecnológico, la experiencia, conocimientos, etc.

“Tener claro el alcance y la capacidad instalada permitirá saber qué se requiere adoptar a nivel de formación, equipamiento, instalaciones, condiciones ambientales, etc.”, destaca Hurtado.

3. Revisar los métodos y verificarlos

Es decir, observar detalladamente cada requisito de los métodos (procedimientos) a seguir para confirmar que se cumple ellos o ver si se puede adecuar a ellos.

En el caso de que un laboratorio no pueda adecuarse a un método normalizado, puede realizar alguna modificación requerida al método o elaborar su propio método. En cualquiera de estos casos hay que asegurarse de aplicar las metodologías adecuadas que le permitan validar los parámetros de desempeño del método.

4. Capacitar al personal en la norma ISO/IEC 17025:2017

La norma ISO/IEC 17025 se ha desarrollado con el objetivo de promover la competencia y la confianza de los laboratorios de ensayo y calibración en la ejecución de sus actividades, la imparcialidad y la emisión de resultados técnicamente válidos.

Esta norma contiene los requisitos que permiten a las organizaciones demostrar que operan de manera competente, imparcial y coherente, y que tienen la capacidad de cumplir con los requisitos de los clientes, del método, legales y reglamentarios y demás que sean aplicables.
Los laboratorios de ensayo y calibración deben capacitar a todo su personal en este precepto a fin de implementar todos los requisitos que la componen.

¿Qué otros elementos se deben considerar?

De acuerdo con Norkys Hurtado, hay otros puntos clave que aseguran una adecuada implementación y administración de laboratorios. Son los listados a continuación.

  • Documentar los procedimientos obligatorios y todo aquello que se considere vital y necesario para que las actividades en el laboratorio se realicen cumpliendo los requerimientos de la norma ISO/IEC 17025 y otros que sean aplicables y permita que fluyan en el camino correcto.
  • No documentar lo que no es necesario, es decir, no hacer de un sistema de gestión una fábrica de documentos, ya que esto se convierte en una carga más que en una ayuda.
  • Hacer que las características metrológicas de los equipos sean acordes a sus funciones (a veces un equipo muy costoso no es el más conveniente si va a ser empleado como un patrón de trabajo que sale a campo).
  • Analizar los resultados de las calibraciones de los equipos (análisis de tendencias), lo cual va a permitir conocer su comportamiento. En función de ello se ajustará el programa de calibración y se tomarán las previsiones necesarias para el reemplazo antes de que este ya se encuentre fuera de los límites permisibles.
  • Realizar los métodos de aseguramientos que apliquen a los laboratorios y hacer el análisis para detectar cualquier posible desviación.
  • Participar en ensayos de aptitud o intercomparaciones a intervalos planificados para conocer el desempeño del laboratorio. Es importante analizar tendencias del comportamiento del laboratorio a lo largo de subsiguientes participaciones.
  • Asegurarse de tomar en consideración las condiciones ambientales requeridas para cada laboratorio según las actividades que se realicen, así como controlar y revisar las mismas con la finalidad de detectar cualquier desviación y poder tomar acciones.
  • Mantener la trazabilidad de los patrones vigentes.
  • Mantener el compromiso de la alta dirección y de quienes realizan la revisión del sistema.
  • Realizar evaluaciones del sistema de gestión a intervalos planificados y veraces; es decir, que gocen de objetividad y les permita identificar las desviaciones existentes.
  • Revisar su documentación cuando sea requerido, siempre asegurándose de que se tiene lo suficiente para que los lineamientos en el laboratorio no queden en el aire, pero a la vez nunca tan sobrecargadas. Asegurarse de que los formatos, hoja de cálculos y hojas de medición contengan los espacios para alimentar la data realmente clave en los procesos de ensayos y calibración y que se encuentren validadas.
  • Evaluar la incertidumbre de medición para cada uno de sus métodos.
  • Identificar las necesidades de formación del personal y asegurarse de que se mantenga su competencia.

Becert: líderes en formación para la gestión de laboratorios

Becert es una organización independiente, especializada en la certificación de empresas en las normas ISO y en la formación de personas para mejorar sus capacidades.

La compañía brinda servicios de orientación sobre las distintas certificaciones disponibles, ofrece cursos en las normas ISO y similares, y certifica organizaciones y personas en tales estándares, a fin de mejorar sus capacidades y su acceso a nuevos mercados.

Becert cuenta con un programa de certificación de personas en la norma ISO/IEC 17025:2017, la cual rige los parámetros para la correcta gestión de laboratorios de ensayo y calibración.

El programa permite alcanzar los siguientes objetivos:

  • Interpretar y analizar cada uno de los requisitos de la Norma ISO 17025:2017.
  • Aumentar los resultados en los procesos de implementación de la Norma ISO / IEC.
  • Conocer los principios y prácticas de gestión en relación a la 17025 y el proceso de auditoría.
  • Aprender a planificar una auditoría interna.
  • Aprender gestionar el programa de auditoría.
  • Aprender a desarrollar las actividades de auditoría.
  • Informar sobre hallazgos de auditoría.
  • Hacer seguimiento a la auditoría.

Si quieres conocer más sobre este programa, ingresa AQUÍ.

Artículos que podrían interesarte